Friday, June 26, 2015

EL DÍA EN QUE CONOCÍ A ALEJANDRO ROMAY




Ayer falleció el bien conocido “Zar de la Televisión”, el señor Alejandro Romay. Persona a la que tuve la posibilidad de conocer cuando tenía apenas 8 años. Fue nada mas ni nada menos que en la primera emisión del programa SABADOS DE LA BONDAD, uno de esos clásicos “programas ómnibus” de la tele de los 80. Corría el año 1984 y este ciclo volvía a ser parte de la televisión luego de que Alejandro Romay (dueño de la productora TELEARTE S.A.) se adjudicara la compra de Canal 9, que en esos años fue muy exitoso y era conocido como “el canal de la palomita”. La conducción estaba a cargo de Leonardo Simons y la dinámica del programa consistía en juntar dinero y ayudar a dos hospitales por emisión. Para ese comienzo de ciclo (todos los sábados de 13 a 21) se instalaron urnas en el hospital Español y en el hospital Italiano. Entonces la gente iba, depositaba un billetito en la urna y le daban un número para un sorteo de electrodomésticos que se realizaba en el final del programa. En esa emisión recuerdo que se sortearon 5 electrodomésticos, y nosotros (con el número 02711) ganamos el último de ellos, un televisor TALENT COLOR de 14 pulgadas. Recuerdo ese momento con mucha nitidez. Mi viejo estaba en lo de mis abuelos (que vivían cerca), mi hermanito durmiendo en su cuna, y mi mamá bañándose. Yo estaba frente al televisor controlando los resultados con ese papelito color verde en la mano. Y fue increíble cuando la hija del periodista Daniel Mendoza extrajo el papelito de la bolsa, se lo entregó a Leonardo Simons y este pronunció el susodicho número: “02711”, se ganaron un televisor color de 14 pulgadas. Vengan a retirar su premio.

Todavía recuerdo mi locura. Golpeé la puerta del baño con urgencia. ¡Mamaaaaaaá! ¡Mamaaaaaá! Ganamos un televisor coloooooooor!!! Mi mamá, extrañada, me preguntó si estaba seguro. Siiiiiiiiiiiiiiii!!!!!! Y Lo que siguió fue mi mamá envuelta en un toallón corriendo  alrededor de la mesa del comedor gritando como si Maradona le hubiera hecho otro gol a los ingleses. Mi hermanito en su cuna no entendía un soto. Así que me dio plata para un taxi y salí corriendo a buscar a mi papá que justo estaba en la casa de mi abuela (en esa época tener teléfono era sólo para unos pocos). Cuando llegué a lo de mis abuelos, mi viejo ya se había vuelto para casa porque al ver el número suspuso que habíamos ganado. Y entonces así como llegué me tuve que volver. Abuelo, Abuela, tía, ganamos el televisoooooorrrrr!!! (Demás está decir que ese iba a ser nuestro primer televisor color). Bajé a la calle. Taxi, vamos hasta Arenales 3605, por favor. Demás está decir que durante el viaje le conté la historia a todos los taxistas.

Entonces llegué a casa: papá, ¿adónde carajo estabas? Vamos para canal 9 a retirar el televisor. Yo sé muy bien adónde queda. Pasaje Gelly 3378 (no quedaba muy lejos de casa). Así que subimos a un taxi y nos fuimos para el canal con mi viejo.

Llegamos, presentamos el número y nos hicieron pasar al estudio. Había una señora con el mismo número que nosotros pero este era un talón rosado que correspondía al Hospital Español, y el que había ganado era el talón verde correspondiente al Hospital Italiano. ¡¡¡Lo que nos faltaba!!! Igual no hubo ninguna confusión a este respecto. Nos confirmaron como ganadores. De hecho allí estaban, en el aire, Leonardo Simons y el mismísimo Alejandro Romay entregando los premios a los ganadores, a los cuales les agradecían el hecho de haberse acercado a los hospitales para colaborar. Detrás nuestro había todo un cuerpo de baile esperando entrar en acción, nunca había visto tan de cerca a las bailarinas del teatro de revista. Cuando fue nuestro turno, no sé por qué, Romay se puso a conversar con mi viejo (mas que conversación creo que fue mas bien un monólogo de Romay) y estuvimos ahí, saliendo por la tele casi como 10 minutos. Romay hablándole a mi viejo y a Simons sobre lo importante que era ayudar a los hospitales, mientras yo los miraba y me sentía en la cima del mundo. Recuerdo la naturalidad con la que el zar de la televisión se puso a hablar, así como si nada, con la misma candidez de un tipo de barrio. Nos fuimos con el televisor a casa, eran demasiadas emociones para una familia de clase obrera. Fue la primera y única vez que ganamos un premio en la televisión.

Pero ahí no terminó todo. En la semana la revista SIETE DIAS publicó una nota sobre el regreso de SABADOS DE LA BONDAD, y ahí estábamos, inmortalizados en una foto, Romay, Simons, mi viejo y yo. Por unos días fui el chico más famoso de la recién inaugurada escuela número 36 Adolfo Van Gelderen. Andy Warhol no se había equivocado en su genial predicción.

Por supuesto que compramos la revista, y la mostramos en todo el barrio. Lo loco es que con el tiempo, esa revista se perdió en una mudanza. Nunca más la encontré. Y ayer, en la página web de Perfil.com aparecieron dos fotos correspondientes a esa nota. Son las mismas que pongo acá. Eso me da la esperanza de que tal vez esa foto todavía exista y quizá algún día la pueda encontrar.   

En cuanto al televisor, cuando nos mudamos al partido de Merlo, al poco tiempo entraron en nuestra casa y nos lo robaron. Dos años después lo encontré en venta en una casa de reparación de audio y Tv, fuimos con la policía y nos lo dieron. Luego de un par de reparaciones quedó funcionando. Y de hecho todavía funciona, y muy bien!!!

En cuanto a los personajes de esta historia… Leonardo Simons se suicidó en el año 1996. El periodista Daniel Mendoza (cuya hijita sentada en sus rodillas extrajo de la bolsa nuestro número ganador) se suicidó en el año 1992. Y ayer se fue Romay y me surgieron ganas de contarles este hermoso recuerdo de mi infancia y de los años 80, época en la que en el barrio de Palermo, un chico de 8 años podía salir a la calle, subir a un taxi y decirle: Llevemé a canal 9, por favor. ¿Sabe cómo ir?, sino yo le indico. 


No comments:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails