Tuesday, May 10, 2011

MARIHUANA PARA TODOS


Imaginemos un mundo en donde la marihuana fuera legal. ¿Cómo sería el mercado? Marihuana Marlboro, Phillip Morris, Camel (con el camello color verde y con rastas), Virginia Slim para las mujeres… También marihuana light, o mentolada, o premium, ¿por qué no? Incluso comprar marcas importadas como se hace con las cervezas, los whiskys y los habanos (por sólo citar algo). ¿Y cuánto costaría un paquete? Sería difícil de imaginar, pero supongamos que un atado de 20 costara $50 (no tengo la menor idea de cuanto sale un porro en el mercado negro), es decir, un atado que te dure unos días, no como uno de tabaco que una persona enferma se lo puede fumar en medio día (y los hay peores). Imaginen a las tabacaleras facturando a dos manos (¿por qué las tabacaleras? ¿Debería ser su exclusividad?). Imaginen bosques arrasados para colocar en su lugar grandes plantaciones de marihuana tal cual se hace con la soja, imaginen los químicos que se inyectarían en el suelo para que las plantas florezcan rápido, imaginen los controles de marihuanemia para los que manejan, o a los que plantan en su casa para combatir el abuso de las corporaciones que manejan el producto, o las bolsitas en la farmacia para que te puedas hacer un té relajante, o las pastillas de marihuana sabor frutilla (¡puaj!). No dejemos de pensar en el proceso del cual sería víctima la planta. Todos esos químicos aberrantes que le quitarían la condición de “natural”. ¿Y la familia? Sigamos imaginando, vamos más allá. La tertulia por ejemplo, la mucama sirviendo el café y el anfitrión que va a buscar su elegante caja de roble y les ofrece un porro Galouise a los invitados. Y más todavía, el porro suelto para que el que no llega con la plata para un paquete, lo que podría denominarse marihuana genérica. Incluso podría dejar de llamarse porro, o faso. ¿Cómo podría llamarse? ¿Qué nombre le daría elegancia y prestigio? ¿Qué denominación le quitaría todo ese tufo a tugurio, a transa, a barrios bajos? Y después los otros, los enemigos del mercado y sus abusos, los que eligen cultivar en su casa y fumar lo que ellos mismos cuidaron y velaron, los naturistas, los que en el fondo de su casa tienen la quintita con tomate, radicheta y marihuana, la quintita de la que salen cigarros y ensaladas. Las posibilidades son infinitas. Pero creo que si la marihuana fuera legal y se comercializara sería algo caro como por ejemplo un buen whisky, hasta que pase el furor y las distintas competencias empiecen a rebajar la calidad y el precio. En Amsterdam hay bares controlados por el gobierno cuya carta incluye un menú de marihuana. Leo eso y pienso en la prohibición de fumar en lugares cerrados que rige en Buenos Aires. No debería ser un problema que alguien tenga un par de plantas, cultive y fume. Nadie se murió por eso. Eso sí, que después de fumar echen desodorante de ambiente que sino con esa baranda la nona se nos descompone.

3 comments:

Anonymous said...

jajajaj la marihuana legal
polvora
ajajajaj
seria lo mejor
:)

Anonymous said...

obio
mariguaniitha
lo masimo
jajajajjajajajjajajjajajaj
anbrr

MAXIMOON said...

ah bueno, cómo estamos eh!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails